26/10/15

La castañada en el Hotel Omm de Barcelona

Categorías
Hotel Omm

Hace muchos años, la castañada se celebraba como una festividad estrictamente dedicada a los muertos. Así, podemos decir que los inicios de la celebración eran más bien de carácter funerario. La castaña, símbolo de esta noche, se reservaba para comer en un ámbito familiar, con mucho respeto y seriedad. Por aquellos tiempos se creía que por cada castaña comida, un alma quedaría liberada del purgatorio.

El otoño en Cataluña siempre llega vestida de castañera y combatiendo el frío con el calor de las castañas en la calle. Desde los pequeños a los más grandes, todo el mundo sale a la calle bien abrigado y siempre está la castañera tostando castañas y boniatos. Para los que no lo han vivido puede resultar difícil visualizar la escena de la castañera con las castañas en la calle. Para todos ellos tenemos una descripción: Normalmente son señoras mayores, con un pañuelo en la cabeza y una falda larga que les llega hasta más abajo de las rodillas. Además, mientras tuestan las castañas aprovechan para calentarse las manos ya que el frío ya empieza a ser desgarrador en esta época del año.

Pero eso no es todo, Hotel Omm también quiere hacer una personal puntualización en la noche de la castañada. La gastronomía es un punto importante de esta época, no sólo para las castañas y los boniatos, también hay panellets. Aunque parezca mentira, también este dulce tiene un vínculo histórico bastante ligado a esta noche de Todos los Santos. Los panellets se utilizaban como ofrenda funeraria y se llevaba a las tumbas de los muertos. Además, cuando fallecía una persona de la familia, los panellets eran parte de la comida que se servía.

A día de hoy la castañada se celebra con una gran fiesta con amigos o familia para pasarlo bien, y por qué no, comer castañas, boniatos y panellets. Estos panellets los ofreceremos en nuestro restaurante, el Roca Moo, desde el 29 de octubre al 2 de noviembre.

Por eso, si te encuentras en Barcelona del 31 de octubre al 1 de noviembre, no dudes en vivir la castañada como un auténtico catalán.