1/11/17

Rosa Esteva, jurado del Campeonato de Pintxos de Euskadi

Categorías
Gastronomía

La semana pasada, la propietaria del Hotel Omm y cofundadora del Grupo Tragaluz Rosa Esteva fue invitada a participar en el jurado del Campeonato de Pintxos Amstel Oro – Euskal Herriko XII. Por ello, viajó a San Sebastián, donde ofreció su gran experiencia en el sector de la restauración como “mujer emprendedora y dinámica”, en palabras de la propia organización del certamen.

El Jurado Profesional de esta edición del concurso, celebrada del 23 al 25 de octubre, lo formaban 25 personalidades destacadas de la gastronomía. Chefs reconocidos en todo el mundo, jefes de cocina de restaurantes con renombre, directores de paradores, miembros de la Escuela Superior de Hostelería de San Sebastián… Y, entre todos ellos, dos nombres de la familia Tragaluz: Rosa y Rubén Plaza, Jefe de Cocina del restaurante Mordisco, ubicado en el Paseo de la Concepción, a unos diez minutos andando de nuestro hotel de lujo en el centro de Barcelona.

Avalada por sus 30 años en el sector y el éxito de sus 20 restaurantes abiertos en Barcelona y Madrid, Rosa destacó en este jurado presidido por Alberto Ferruz, chef del restaurante biestrellado BonAmb. El sabor, la originalidad y la presentación de los pinchos fueron algunos de los elementos clave para escoger al ganador, sin olvidar la importancia de la carta del restaurante creador.

Los mejores pintxos del certamen

En total, participaron 80 concursantes en tres jornadas. Es más, el concurso se dividió en tres etapas: las sesiones clasificatorias, la semifinal y por último la esperada final, en la que estuvo Rosa.

El primer premio se lo llevó Mikel Muñoz del bar Gran Sol (Hondarribia) con su pintxo “Mika”, un tributo a las cuatro estaciones que consistía en una brocheta de gamba con bacon en tempura con cerveza Amstel Radler, verduras, mayonesa y lima rallada, sobre pan de cebolla. Con este reconomiento, Muñoz obtiene su tercera Txapela de ganador.

Los otros dos finalistas de este concurso de pintxos fueron el “Bocadillo de pastrami, sardina y chipotle” del bar Gure Toki (Bilbao) y el “Pájaro en mano” del bar Zazpi (Donostia – San Sebastián), compuesto por dos bocados de codorniz, un muslito en escabeche y una pechuga de codorniz a la plancha cocinada a baja temperatura con flor de begonia.