2/12/15

Miró y el objeto, exposición temporal

Categorías
Hotel Omm

Joan Miró, de la pintura a la ‘anti pintura’

Joan Miró, el artista, se inspira en los paisajes que conoce en gran parte de su producción artística. De este modo, el espectador es partícipe de una predominancia por la naturaleza y el arraigo a la tierra en sus obras. Mont-roig, junto con París, Mallorca o Nueva York se convirtieron en la fuente que dio rienda suelta a la imaginación del pintor.

Sin embargo, cada ciudad evocaba sentimientos distintos. En Mont-roig plasma la tranquilidad y la quietud que contrapone con la agitación del movimiento artístico e intelectual de París alrededor de 1920. Otros movimientos como el expresionismo y la técnica de lo abstracto se descubren ante sus ojos en Nueva York. Mallorca, sin embargo, habla de la alienación de la sociedad para encerrarse a trabajar consigo mismo, sus objetos y la actividad frenética de su mente.

En sus primeras obras se puede visualizar claramente el academicismo latente. Aun así, su producción artística viene determinada por una sensibilización con aspectos mundanos, políticos y sociales. Es en este cambio en su manera de entender el arte dónde encontramos a Miró con un alma más rebelde e innovadora. Más allá de las técnicas establecidas, en palabras del propio Miró, su trayectoria se encamina hacia “asesinar la pintura”.

Miró y el objeto

La Fundación Joan Miró decide centrarse en el posicionamiento de su carrera artística hacia la anti pintura. Así, cada vez se separaba más de la concepción pictórica unida a un lienzo y un caballete. Poco a poco, en sus obras encontramos una incorporación de objetos comunes y menos reconocidos en collages y elassemblage rompiendo con el aspecto clásico de la pintura. La evolución conlleva a la realización de esculturas en sí mismas, cuyo centro es el objeto. Se trata de un lenguaje personal que creó gran influencia en la concepción del arte del siglo XX.

Hotel Omm te recomienda que no te pierdas esta apuesta artística de la Fundació Joan Miró.