27/6/18

Pabellón Alemán de Mies van der Rohe

Categorías
Barcelona

El Pabellón Alemán de Barcelona, situado en Montjuïc y diseñado por Ludwig Mies van der Rohe y Lilly Reich, es un obra arquitectónica que ejemplifica cómo un buen diseño y una arquitectura moderna pueden llegar a ser atemporal.

Pabellón Alemán: Construido, deconstruido y reconstruido de nuevo

Ideada para la Exposición Internacional de Barcelona celebrada en Montjuïc en 1929, el Pabellón Alemán es una obra construida con diferentes tipos de mármol, vidrio y acero que nació para albergar la recepción oficial, presidida por el rey Alfonso XIII junto a las autoridades alemanas.

Tras la clausura de esta exposición, el pabellón se desmontó. Sin embargo, fueron pasando los años y acabó convirtiéndose en un referente clave que de la obra de Mies van der Rohe, con lo que surgió la posibilidad de su reconstrucción.

Tuvieron que pasar unos 50 años para que la iniciativa de la Delegación de Urbanismo del Ayuntamiento de Barcelona, impulsada por Oriol Bohigas, diera sus frutos gracias a los arquitectos Ignasi de Solà-Morales, Cristian Cirici y Fernando Ramos, que lideraron la reconstruccion del pabellon.

Curiosidades y materiales

Sin lugar a duda, uno de los atractivos del Pabellón son los diferentes tipos de materiales que lo constituyen. La mezcla de texturas, consistencias y tonalidades hacen de esta arquitectura una obra singular, con una fuerza y personalidad únicas.

Acero, cristal y cuatros tipos diferentes de piedra, travertino romano, mármol verde de los Alpes, mármol verde antiguo de Grecia y ónice dorado del Atlas; fueron los escogidos para dar forma al Pabellón Alemán de Barcelona.

No obstante, cabe destacar que lo más asombroso de esta construcción es la forma de la misma, una geometría de una modernidad inusual en el momento de su concepción, en la década de los 30.

A nivel de interiorismo, una de las curiosidades de este pabellón es la Silla Barcelona que se encuentra en su interior. Esta silla de estructura metálica con base de piel se ha convertido con el tiempo, al igual que el Pabellón, en un modelo de referencia que todavía hoy en día sigue produciéndose y comercializandose.

Otro de los elementos a destacar es la escultura de Georg Kolbe que, bajo el nombre de Amanecer, está confeccionada a base de bronces y situada en el pequeño estanque del pabellón, en un lugar en el que se reflejan los cristales, el mármol y el agua, cuyo conjunto es simplemente espectacular.

Dicho esto, si estáis de paso por Barcelona, os recomendamos visitar este Pabellón Alemán de Barcelona situado a solo 20 minutos en metro de nuestro hotel en Barcelona, ¡merece mucho la pena!