15/5/15

¡Felicidades Raimon!

Categorías
Entrevistas, Hotel Omm

¿Cómo describirías la experiencia?

Inolvidable, por paisaje, ambiente, compañeros, organización…

¿Lo mejor y lo peor de toda la competición? Lo mejor los compañeros de haima. He creado una relación de amistad grandiosa tras convivir con ellos tan solo 7 días. Las condiciones adversas, la falta de intimidad, y que a todos nos unía la misma pasión por la bicicleta, ha hecho crecer una amistad inolvidable. Obviamente he tenido suerte de que son grandes personas.

No hay nada malo. Lo peor son las cosas que hacen que la prueba sea especialmente dura, pero a la vez es lo que te engancha y hace que quieras volver.

¿Cómo era tu día a día?

Me levantaba cada mañana a las 5:30 y me iba directo a desayunar. Depués preparaba todo para la carrera: marcar todo el suplemento alimenticio que llevaba con el número de dorsal, sino lo hacía me penalizaban; colocaba todo lo necesario en el maillot; y por supuesto preparaba la bebida isotónica y el agua, en total llevaba un litro y medio.

Una vez que tenía todo lo necesario de la bici, hacía la maleta y la llevaba al cambión que la transportaba hasta el siguiente campamento.  Por último, control de firmar, recoger y comprobar la bici, y a la línea de salida.

Cuando terminaba la carrera lo primero era llevar la bici al mecánico. Acto seguido pedía hora en el masajista. Después ducha, masaje, comida y relajación para preparse para el día siguiente.

¿En qué pensabas mientras estabas en la bici en medio del desierto de Marruecos?

Depende del momento, en mi mujer y mi futura hija, en hacerlo bien porque representaba a l’hotel Omm y Amstel Radler, en los amigos, soñaba con el momento de entrar en meta…

¿Has superado tus expectativas?

Mi objetivo inicial era terminar los seis días de competición con la suficiente entereza como para no arrepentirme de haber ido, y poder disfrutar de la carrera. A partir del segundo día se unió mi espíritu competitivo y no dejaba de pensar también en quedar lo mejor clasificado posible.

¿Volverías a participar?

Sin duda que sí. A partir del tercer o cuarto día de carrera pensaba que no, el cansancio ya se notaba, pero desde el día siguiente de terminar la competición, ya estoy pensando en ver si voy a poder repetir.

¿Qué ha sido lo más satisfactorio de participar en la Titan Desert?

Lo más satisfactorio ha sido ver que el esfuerzo y sacrificio que había hecho durante los últimos meses daban resultado. Poco a poco superaba mis objetivos que finalmente han sido más altos de lo esperado. Nunca imaginé acabar tan cerca de los 100 primeros.

 

Desde Hotel Omm le deseamos muchas más victorias como esta.