14/10/16

Barcelona Sin Prisas Ruta 10

Categorías
Barcelona, Gastronomía

Aromas de mercado: el barrio de Santa Caterina

Este barrio, ubicado en el centro de Barcelona, debe su nombre al monasterio dominicano de Santa Caterina que fue incendiado en 1937. Diez años después, se construyó en el mismo espacio el primer mercado cubierto de la ciudad. Con el paso de los años el mercado fue rehabilitado y reformado con una propuesta ambiciosa con toques modernos, destacando especialmente la cubierta de mosaico con vivos colores que representan frutas y verduras.

Si rodeamos el mercado iremos a parar a la Plaza de Santa Caterina y a la de San Joan de Capri. En la plaza que da nombre al mercado destacamos un edificio de la segunda mitad del siglo XVIII actualmente restaurado y decorado con esgrafiados y con una hornacina con una imagen de la Virgen. Cruzaremos por la calle Semoleres para llegar a la Plaza de la Llana, antiguamente un mercado de platos y ollas y más tarde de lana.

Finalmente haremos la última parada en la Capilla de San Marcús, ubicada en la Calle Corders. Se trata de una capilla románica del siglo XII que durante la Edad Media formó parte de un hospital y un albergue. Sólo se abre en fechas especiales.

Y después de este tour a pie nada mejor que reponer fuerzas en el mercado. En su interior se encuentra el restaurante Cuines de Santa Caterina, del Grupo Tragaluz, con una carta que refleja la variedad de productos de mercado en el que se incluyen platos mediterráneos, asiáticos y vegetarianos.